El Gobierno como máximo héroe popular.

pobreza-miseria-venezuela-e1422304696569La sociedad en la que vivimos ha llegado a un punto crítico intelectualmente donde, sin querer, agrede de manera significativa su calidad de vida. Con esto me refiero a la manera en la inmensa mayoría ve a la figura de el Gobierno. El Estado, como tal, se ha convertido en la máxima eminencia para resolver problemas, al menos en la mentalidad actual. En la práctica resulta ser muchísimo menos que eso.

El popular populismo que tanto vemos en latinoamerica puede representar uno de los factores más significativos para que esta mentalidad y manera de ver a la institución sean un hecho irrefutable. El gobierno populista se presenta como el héroe, capaz y dispuesto a solventar todos los problemas de los más indefensos y darles todo aquello que esta injusta vida les ha privado. Malcriar a la población que cuenta con los niveles de educación más bajos con viviendas y otros enseres de significativos costos solo logra un empobrecimiento mayor a mediano y largo plazo.

Por ver de ejemplo una situación hipotética, siempre se puede traer al plano el caso del pobre que se gana la lotería. En cuestión de tiempo vuelve a ser pobre. Y esto es porque el dinero es solo una herramienta para medir el poder adquisitivo que se obtiene a través de la creación de valor. Aquel que no tiene la capacidad ni voluntad de crear valor, no logrará mantener una cantidad determinada de dinero por mucho tiempo.

Protegiendo sus intereses, los Estados populistas han dejado para el final a la educación de calidad, sabiendo bien que es una medida contraproducente. Y así crece el joven de padres humildes, creyendo que la vida es injusta y que el único capaz de mejorar su vida es el Gobierno. Este héroe deja claro quien es el antagonista: el empresario o comerciante adinerado. Este es retratado como el villano, cruel y egoísta sobre un inocente lienzo, que representa las humildes mentes de los más manipulables.

Mediante complejas propagandas y otros sistemas, difaman con éxito el sector privado exitoso y lo culpan de los males del mundo, logrando así el odio colectivo. Un Estado atacando al empresario rico en una situación como la descrita anteriormente solo trae grandes beneficios electorales y desastrosos resultados para el motor productivo doméstico. Y es que hasta el que no apoya al Gobierno populista demagogo, que suele ser de izquierdas, cree que el rol de la institución es solucionarle la vida a la población cuando es lejos de ser así.

La institución mencionada debe tener como prioridad la justicia, el combatir al criminal doméstico y el defender al pueblo del enemigo extranjero, manteniendo intacta a la soberanía. No es deber de un Gobierno, ni civil ni militar, el intervenir en asuntos económicos, cuando estos sean de naturaleza capitalista, siguiendo las ideologias en sus versiones actuales. Colaborar con mercado y la económica es algo totalmente diferente a controlar y regular.

Es por culpa del mismo ciudadano que el Estado ha adoptado subitamente esta fachada de responsable por todos los puntos relevantes de la vida del ser humano. Esta dependencia ciudadano-Gobierno ha incapacitado las mentes y cuerpos de poblaciones y ha establecido por ley de hecho que son los gobernantes y funcionarios públicos los que te deben facilitar la vida, aclarandote los senderos hacia los objetivos propuestos.

Y todo esto llega a bordear a el descaro: He visto en ocasiones incontables personas protestando violentamente con la finalidad de que el Gobierno les dé una casa o apartamento. ¿Habrán ellos escuchado algo sobre trabajar y superarse por mérito propio?

¿Resultados de este comportamiento, tanto civil como político?, pues para muestra un botón. Solo falta ver a Venezuela. Esa “regaladera” y rol público mal adoptado se tradujo en falta de productividad, niveles de educación penosos, inseguridad e inflación. Al venezolano se le regaló vivienda, vehículo, electroméstico y comida. Solo les faltó informar la desgracia que acompañaba a los regalos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s