Lectura en Curso: 1984. George Orwell

1984

Después de un tiempo, he vuelto a prestarle atención al blog. He estado haciendo un par de cosas que han logrado capturar mi atención de manera poco sana.

He estado trabajando los últimos dos meses como escritor freelance en mis tiempos libres, anulando cualquier oportunidad de leer o de compartir más allá de lo inevitable.

En todo este enredo freelance, he acudido a las mejores herramientas de productividad que la tecnología me ofrece. Evernote, Drive, Todoist, entre otras, he han servido para poner orden en la pea. Mientras usaba Todoist, versátil software multi-plataforma para hacer listas de to-dos, se me ha ocurrido hacer una para mis prioridades de lectura.

Después de asignar grados de prioridad, de primera quedó ‘1984’ de George Orwell, famosísima sátira al comunismo.

¿Por qué el obsesivo interés de leerme esta novela? Nunca he tenido una respuesta clara para esa pregunta que yo mismo me he planteado muchas veces. Probablemente vivir en una sociedad, no solo comunista, sino demagoga y que se burla vulgarmente en nuestros rostros, ha despertado gran interés en conocer este punto de vista casi fantástico.

En un par de días ya me he leído la mitad y mi primera reacción ha sido el terror. Un terror causado por el parecido a lo que vivo en mi país.

Cuando se describen las técnicas con las cuales El Gran Hermano manipula a voluntad el consenso popular y las emociones de las masas, no puedo evitar recordar el populismo del difunto Chávez y del ahora presidente, Nicolas Maduro.

Todas las carencias y experimentada escasez que el protagonista describe, me son increíblemente familiares, desgraciadamente.

La lectura continúa y cada vez se pone más interesante. Me ha hecho observar un par de cosas nuevas en materia sociológica y políticas, las cuales son bastante útiles para mi. Me dan la facultad de mirar mi caso con mayor objetividad y reconocer ciertas tendencias de los mandatarios como claros mecanismos comunistas de manipulación.

Las experiencias que he tenido todos estos años me han hecho adversario extremo de las ideologías de izquierda. A donde llegue, cualquier pensamiento que tenga relación con el comunismo o el socialismo, despertará en mi un innegable odio. No lo puedo evitar. Y quizás por esto que me resultan tan fascinante esta sátira.

La primera mitad de la novela se dedica a presentarnos a Winston, protagonista, miembro del Partido y victima de todos los abusos que se viven en Oceanía, bajo el mandato del Gran Hermano. Con gran detalle se describe su frustración y su secreto odio al Partido. Tambien se introducen un puñado de personajes que resultan interesantes pero muy desagradables a la vez.

En un par de días espero terminarlo y poder compartir la experiencia que ha sido leerlo.

Sentirse identificado con esta clase de narrativa está mal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s