¿Qué estoy leyendo? (I)

Para algunos es pecado, para otros es costumbre. Para mí era un error, ahora aprendí a abrazar y querer mi defecto. He visto como se critica el que una persona se lea varios libros a la vez, puesto a que, presuntamente, se pierde la idea o el hilo de cada obra que vas leyendo, llegando a un punto donde prácticamente perdiste el tiempo. Para mi no me resulta así. He estado leyendo multiples libros simultaneamente, en un principio en contra de mi voluntad, y ahora con gusto.

Que este post sirva para exponer mis lecturas a la fecha de hoy.

Leer más »

Anuncios

El Gobierno como máximo héroe popular.

pobreza-miseria-venezuela-e1422304696569La sociedad en la que vivimos ha llegado a un punto crítico intelectualmente donde, sin querer, agrede de manera significativa su calidad de vida. Con esto me refiero a la manera en la inmensa mayoría ve a la figura de el Gobierno. El Estado, como tal, se ha convertido en la máxima eminencia para resolver problemas, al menos en la mentalidad actual. En la práctica resulta ser muchísimo menos que eso.

El popular populismo que tanto vemos en latinoamerica puede representar uno de los factores más significativos para que esta mentalidad y manera de ver a la institución sean un hecho irrefutable. El gobierno populista se presenta como el héroe, capaz y dispuesto a solventar todos los problemas de los más indefensos y darles todo aquello que esta injusta vida les ha privado. Malcriar a la población que cuenta con los niveles de educación más bajos con viviendas y otros enseres de significativos costos solo logra un empobrecimiento mayor a mediano y largo plazo.

Leer más »

Sobre amigos ‘chavistas’, errores de la cuarta Republica y otras tragedias

002_FB__2658_P1Me he de ganar un premio, sinceramente. La tolerancia es algo que ya no abunda en Venezuela. De eso, más o menos, parte el hecho de que por insultar a otro conductor en la calle, te ganes una muerte exprés por impactos de bala. Si hay algo que derroche más intolerancia que eso, que me lo digan. O quizás, no, no me gustaría conocerlo.

Pero yo, yo derrocho tolerancia. En mi profundo odio hacia el actual gobierno, el cual ha destruido cualquier posibilidad de un estilo de vida digno para nosotros, los jóvenes, que estamos (casi) destinados a vivir en casa de nuestros padres hasta nosecuando, he de aceptar que tengo amistades con esta ideología política. Son de esos muy lavados de cerebro que me siguen sorprendiendo.Leer más »

El síndrome de la clase media-acomodada venezolana

Parque_CentralMi jefe, un ingeniero civil bastante mayor, es una persona sumamente preparada e intelectual. Posee conocimientos amplios en decenas de áreas y dificilmente se deja pisar por otros profesionales. Unas de las áreas, que al parecer le resulta más interesantes, es la política y la económica, donde coincidimos ampliamente.

Un día, en una de las tantas conversaciones sobre la situación del pais y analizando los factores de la ecuación me comenta que tiene una teoría social naciente en Venezuela. El le llama a su teoría, el síndrome de la clase media-acomodada venezolana. Me resultó bien interesante el título de su supuesta teoría y estaba bastante dispuesto a explicármela.

El síndrome de la clase media-acomodada venezolana consiste en esas familias que hace veinte o diez años gozaban de “lujos” relativos, propios de las clases medias en otros paises. Vacaciones ocacionales (generalmente anuales) a otros lugares del mundo, ropa original, vehículos nuevos cada uno o dos años, maestrias en el exterior, restaurantes de alto nivel una vez al mes o poco más, entre otras cosas de relativo lujo, como ya mencioné.

Estas familias vivian felices con lo que tenian, a pesar de que estaban lejos de poderosas élites de la clase alta que tenian seis o siete vehículos de lujo, acciones en empresas enormes y mansiones tanto en el territorio nacional como en otros paises. Pues seguían disfrutando de sus lujos y estaba bien. Clase media bien acomodada. Ahora la expresión real del síndrome. Llega Hugo Rafael Chavez Frías. Llega la revolución bolívariana. Llega el pseudo-socialismo del Siglo XXI. Leer más »